domingo, 22 de enero de 2017

Sábados de juego.

   Este fin de semana, la toma de posesión de Donald Trump fue uno de los temas recurrentes de conversación, aproveché para provocar "Tengo un juego sobre las elecciones de 1960, entre Kennedy y Nixon , ¿Os apetece una partida?", picaron el anzuelo y aprovechamos para echar una partida a 1960, carrera hacia la Casablanca.

    Un juego diseñado por Christian Leonhard y Jason Matthews (el coautor de Twilight Struggle), publicado en España por Gabinete Lúdico y que ahora distribuye Zacatrus, el precio es de 26,95 €, gastos de envío incluídos. 


    Para los no iniciados en el sistema electoral estadounidense, a diferencia de España el candidato que obtiene el mayor número de votos en un estado obtiene todos los compromisarios, que son los que eligen posteriormente al presidente. Si en España, se vota por provincias, que en función de la población tienen un número de diputados, que se reparten entre los partidos, allí ganar por un voto te da todos los compromisarios, por eso puede darse el caso que un candidato tenga más votos de ciudadanos, pero pierda las elecciones.


 El tablero y resto de componentes del juego, esta edición de Gabinete Lúdico mejora la original, al menos para mi gusto, en cuanto a estética.

   Importante, recordar añadir un apoyo a Nixon en Dakota del Norte y Ohio, que no aparecen en el mapa.

     Podemos apreciar la ficha de Nixon, en su estado, California y los apoyos iniciales que cuenta en los estados del oeste, representados por los cubos rojos, el número en las esquinas de los estados son los votos del estado.

  Tras preparar el tablero, un mapa de Estados Unidos, en el que se pueden apreciar estados más favorables a un partido que a otro, vemos el número de votos de cada estado, así Nueva York da 45, mientras que Alaska da 3. Se eligen a 537, con lo que necesitamos 269 para ganar. El mapa está dividido en Este, Medio Oeste, Sur y Oeste, las regiones que deben recorrer los candidatos para inclinarlos de su lado, también está la posibilidad de influir en los medios y en los asuntos de estado, defensa, economía y derechos sociales. Esto se hace mediante las cartas, colocando influencia en los estados.

     Si alguno está interesado en profundizar más en las reglas, hay unos vídeos en youtube muy bien realizados y que explican el juego en profundidad, aquí.


    Este juego suele resultar atractivo, a pesar de que la temática no sea muy atractiva inicialmente para mucha gente, tras varias partidas adquieres una soltura sobre los estados y hechos de la época, aparte de ser un juego que te mantiene en vilo hasta el último momento, ya que los resultados pueden dar un vuelco inesperado.

    Las elecciones de 1960 fueron de las más ajustadas (Kennedy 49,72% y Nixon 49,55 % de votos electorales), las primeras en las que se votaron a Hawai y Alaska, las del famoso debate televisivo, que no fue tan determinante, en aquellos tiempos la televisión no era tan dominante, así que los votantes que escucharon el debate por radio, dieron como vencedor a Nixon, mientras que los televidentes se inclinaron por el candidato demócrata y posterior vencedor. Kennedy fue el primer presidente católico. 


   
   Este juego te gustará si te atraen los juegos que recrean hechos históricos, estás interesado en los hechos de esa época, o sientes atracción por personajes como Kennedy, el precio hace que sea una adquisición atractiva y que sea un juego para dos facilita el uso. En su contra, la duración de la partida, la redacción de las reglas es algo confusa y puede inducir a errores. Las erratas en el mapa y algunas cartas y marcadores han sido subsanadas con unas pegatinas que se incluyen en el juego.
   Para los curiosos, la historia se repitió y Kennedy se alzó con el triunfo con un rotundo 294-243.